Menu

Switch Language

Phageguard vegetables header

Frutas, verduras y hortalizas

Las frutas, verduras y hortalizas son propensas a la contaminación por listeria. La listeria se encuentra de forma natural en la tierra y el agua. Verduras, hortalizas y frutas crudas pueden contaminarse por listeria en contacto con el suelo o con abono de origen animal.

PhageGuard es una medida de seguridad alimentaria natural y orgánica. Los fagos eliminan hasta el 99,9% de la listeria. Su uso no afecta el sabor, color, textura ni olor de las frutas, verduras y hortalizas.

pdf-icon Consulta la ficha técnica de PhageGuard Listex

OTRAS APLICACIONES

icon_meat_purple
icon_fish_purple
icon_cheese_purple
icon_vegetable_light_purple
icon_environmental_purple

RESULTADO POSITIVO


Frutas, verduras, hortalizas, ensaladas y productos preparados presentan un alto riesgo de contaminación por listeria. El personal de plantas procesadoras que trabaja con alimentos propensos a la listeria está obligado a realizar controles para prevenir la contaminación (cruzada). A pesar de ello, las frutas, verduras y hortalizas a menudo dan resultado positivo en el control de listeria.


arrow results

EL RETO


Brotes de soja, maíz congelado, guisantes congelados, melón cantalupo, verduras precortadas, ensaladas preparadas: todos son alimentos incluidos recientemente en retiradas por listeria. Durante la temporada de cosecha, debido a una exposición prolongada a la humedad, puede formarse una biopelícula que acaba en contaminación por listeria.


RESULTADOS


En frutas, verduras y hortalizas frescas, PhageGuard  puede aplicarse como aclarado final antes del envasado. En alimentos congelados, PhageGuard se puede rociar en las verduras entre el escaldado y el túnel de congelación. El ambiente húmedo en la primera sección del túnel de congelación presenta un riesgo potencial para el crecimiento de la listeria. A diferencia de los productos químicos, los fagos pueden aplicarse durante el procesado. Aplicando fagos en la fase previa al congelado, se tratan tanto los alimentos como los equipos de procesado. Así se evita la formación de biopelículas y la contaminación por listeria, consiguiendo alimentos más seguros.